fbpx

Resumen del Curso Taller sobre la Ciberdelincuencia y Delitos Informáticos para Fuerzas y Cuerpos de seguridad


Compartir:


CONCLUSIONES JORNADA

Durante el año 2022 se cometieron en España 375.000 delitos informáticos o ciberdelitos, de acuerdo con fuentes del Ministerio del Interior.

Por lo tanto, se produjo un incremento del 75% respecto al año anterior y por primera vez, en el año 2023, se ha producido una comparecencia voluntaria del Ministro del Interior en relación a este desbordante incremento de la criminalidad.

A día de hoy, uno de cada cinco delitos que se cometen en España se cometen a través de Internet.

El 90 % de los mismos son fraudes o estafas, pero hay una profunda preocupación en cuanto a los delitos sexuales que se cometen por internet.

Fuente. Informe sobre la cibercriminalidad en España.

Fuente. Informe sobre la cibercriminalidad en España.

  • Principales hechos son las estafas, las amenazas y la usurpación de estado civil
  • El 87,2% de las víctimas son españolas
  • Dentro de las víctimas los mayores de 65 años son los que más fraude informático padecen
  • Los menores de edad son más vulnerables a otros hechos delictivos como son las amenazas, las coacciones y los delitos sexuales

LA REGULACIÓN EN ESPAÑA DE LA CIBERDELINCUENCIA

No existe un título en el Código Penal sobre delitos informáticos, encontrándose las conductas tipificadas como delito dispersas entre los diferentes títulos, conductas vinculadas de un modo u otro a la informática y las TICs, ya por el medio de comisión utilizado o por el objeto del delito, o bien por ambos, prefiriéndose por tanto, la expresión delincuencia o criminalidad informática para conceptualizar de un modo amplio que permita incluir en el mismo todos los comportamientos en los que un sistema informático sea el medio para lesionar cualquier bien jurídico o cuyo sistema informático sea el objeto del delito.

EL PROBLEMA DE LA PRUEBA DIGITAL DE LOS CIBERDELITOS

La prueba digital o evidencia digital es un registro de la información guardada o difundida a través de un sistema informático que puede utilizarse como prueba en un proceso judicial. Es cualquier dato digital que pueda relacionar un delito con su víctima o con su autor. Los cibercriminales intentan modificar o eliminar la evidencia digital variando el rastro, por lo que la evidencia digital se refiere a toda información digital empleada por las partes para afirmar la realidad de un hecho. La prueba digital tiene una serie de características propias que la diferencian de los medios de prueba tradicionales.

La evidencia digital puede incluir archivos con contenido, metadatos, conexiones de tráfico en la red, discos duros, tarjetas o memorias USB. Estos datos pueden ser utilizados por los tribunales para esclarecer unos hechos.

Para asegurar la validez probatoria de una evidencia digital, se deben cumplir los siguientes requisitos:

• Obtención lícita: La prueba electrónica debe obtenerse de manera lícita, respetando el derecho a las comunicaciones, a la intimidad y a cualquier otro derecho fundamental.

• Documentabilidad: Se refiere a la capacidad de la prueba digital de ser documentada.

• Integridad: La integridad de la prueba digital debe ser verificable.

• Autenticidad: La autenticidad de la prueba digital es crucial y puede depender de los elementos no visibles que contiene.

• Fecha y cadena de custodia: Es importante poder verificar la fecha y la cadena de custodia de la prueba digital.

Es importante tener en cuenta que la evidencia digital puede ser modificada, dañada o destruida de forma sencilla y a distancia, y es muy sensible al paso del tiempo. Por lo tanto, es crucial garantizar la integridad y autenticidad de la evidencia digital durante su recolección y almacenamiento ya que la admisión de la prueba digital por el tribunal o el juez no siempre está garantizada. En muchos casos, la validez de la prueba digital se encuentra en poder acreditar su autenticidad y eso depende de los elementos no visibles que contiene y que requieren de otros medios para poder constatarlos. Por lo tanto, los peritos informáticos dentro y fuera de las FFCCS pueden ser una pieza clave, ya que es la mejor vía para demostrar la autenticidad de la prueba digital.

D. Salvador Samper Alenda, informático forense y director del Observatorio Español de Delitos Informáticos se (OEDI) presentó una novedosa herramienta que reúne todas las capacidades para solventar los problemas referidos.

Frente a esta problemática en cuanto a la obtención y aseguramiento de la prueba digital, el Observatorio Español de Delitos Informáticos lanzó una herramienta pionera a nivel mundial y será de gran ayuda en la lucha contra los ciberdelitos y la violencia digital.

Pandora brinda información valiosa y actualizada sobre diversos aspectos de interés, obteniendo con total garantía las evidencias digitales, tanto en la nube como en contenidos web (Internet, Facebook. Instagram, Whatsapp, Telegrama, TikTok…),

Escolta digital PANDORA reúne las siguientes características:

Software realizado por especialistas con amplia experiencia en el campo de la ciberinteligencia e informática forense by Escolta Digital.

Primer sistema evolutivo con nuevos procedimientos y herramientas en continúa actualización.

Informes automatizados, estadísticas e información predictiva.

Obtención con total garantía las evidencias digitales, tanto en la nube como en contenidos web.

Escolta Digital: convierte la información en inteligencia con diagramas gráficos.

Investigadores o Alias como programa de protección de activos.

Trabaja los casos en tiempo real a través de toda la geografía mundial.

Interfaz gráfica sencilla para la gestión de alertas, casos, identidades, delitos y herramientas.

Sistema único nav-multiplex con solo una búsqueda rentabiliza el tiempo y los resultados.

Sello del tiempo de las evidencias e integridad de las mismas con las máximas garantías mediante algoritmo criptográfico SHA256.

PANDORA proporciona todas las herramientas necesarias para combatir el cibercrimen a escala global, permitiendo la recopilación de evidencias para un traslado posterior a los juzgados con plenas garantías y poder demostrar su autenticidad.

Las evidencias se almacenarán siempre cifradas con las máximas garantías de cumplir con la cadena de custodia necesaria en los procesos judiciales.

La evidencia queda referenciada dentro del sistema, etiquetándola con un identificador único y sello del tiempo (Timestamp). El archivo quedará registrado mediante hash criptográfico seguro SHA-256, creando de esta forma una firma digital que confirma la integridad de la misma.

La implementación de estas nuevas herramientas exige, a su vez, de una adecuada dotación de los recursos humanos y materiales necesarios, la inversión necesaria que permita poner freno al ciberdelito.

Actualmente camina muy por delante de los recursos destinados a su persecución.


Compartir:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies 🍪 para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su uso y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies